Lista Roja

Acequia Mayor Alquibla o Barreras

Inicio > Lista Roja > Acequia Mayor Alquibla o Barreras

PATRIMONIO INDUSTRIAL, Patrimonio industrial

Información general

Historia:

Los municipios de Alcantarilla, Beniel, Murcia y Santomera, constituyen la llamada “Huerta de Murcia”. Deben su prosperidad histórica a las fértiles vegas que las rodean, estructuradas por redes de acequias establecidas en época musulmana. Las acequias regaban huertos, campos y jardines; impulsaban norias y molinos hidráulicos; alimentaban fuentes públicas, aljibes, balsas, lavaderos, baños y abrevaderos de ganado; e incluso constituían una eficaz red de saneamiento urbano.

La huerta de Murcia es un sistema de agricultura minifundista de regadío en el que se practicaba preferentemente el riego por inundación, desviando las aguas del Río Segura a través de una red de canalizaciones. Esta organización se constituye en un sistema circulatorio de aguas vivas y aguas muertas que parte del Azud de la Contraparada, cuya función es contener las aguas del Río Segura para ser canalizadas a través de las acequias mayores: Aljufía y Barreras o Alquibla.

La acequia mayor de Barreras o Alquibla está situada en la margen derecha del río Segura, toma sus aguas del azud de la Contraparada por la zona del mediodía y riega las huertas de Javalí Nuevo, La Raya, Puebla de Soto, Era Alta y Aljucer. Conserva el nombre de Barreras hasta la casa de los tablachos en la zona de San Benito.

El nombre de Alquibla se documenta bajo la misma forma desde el siglo XIII, y procede del árabe hispánico «qibla» o «sur”. En el Catastro del Marqués de la Ensenada (1757) se puede leer como “Acequia Mayor de las Barreras”, seguramente por las muchas presas de molinos que se encontraban en ella.

Descripción:

Es una de las dos principales acequias de la red hidráulica de regadío y avenamiento de la Huerta de Murcia.

La acequia mayor de Barreras o Alquibla está situada en la margen derecha del río Segura. Toma sus aguas del azud de la Contraparada por la zona del mediodía, riega las huertas y aporta agua a la fábrica de Pólvora y a la rueda de Alcantarilla, continúa por la zona sur de Puebla de Soto y su huerta cruza subterráneamente la carretera de Alcantarilla – Murcia y la línea del ferrocarril. Siguiendo su trazado al este de San Ginés, atraviesa el centro de Aljucer y continúa paralela a la carretera de Aljucer-Murcia hasta llegar al paraje denominado Las Barracas, antes de alcanzar al enlace Ronda Sur de la autovía. A partir de esta zona toma el nombre de acequia de Alfande. Desde el nacimiento hasta las Barracas hay una distancia aproximada de 11.600 metros.

Las acequias mayores son un fragmento importante de la historia de la ciudad de Murcia, ya que de ellas ha dependido la evolución de la población y su prosperidad. Actualmente siguen en uso, distribuyendo el agua entre multitud de acequias menores. A pesar de los siglos transcurridos y las modificaciones realizadas sobre las mismas para adaptarlas a la evolución de los regadíos y de la evolución urbana, el trazado sigue siendo el originario.

En el recorrido de las acequias se encuentran varios inmuebles asociados que otorgan al Lugar de Interés Etnográfico un valor cultural complementario. A los valores paisajísticos se une un rico patrimonio inmaterial formado por las tradiciones, costumbres y oficios vinculados al mantenimiento y uso de la extensa red de regadío de la huerta de Murcia, así como una gran riqueza lingüística fruto de la pervivencia de un vocabulario propio.

El tramo propuesto para su inclusión en la Lista Roja transcurre desde Nonduermas, tras cruzar bajo la vía del ferrocarril, luego pasa por Era Alta y San Ginés y llega hasta Aljucer, conservando varios muros de mampostería y vegetación.

Grado de protección legal:

BIC

Estado de conservación:

El tramo estudiado y arriba señalado tiene una longitud de unos dos kilómetros, y su mal estado de conservación es gravemente preocupante, además de representativo de la mala conservación general de esta acequia.

En los dos kilómetros entre la vía de ferrocarril y el final del camino Canal de Torres, se documentan hundimientos; colapsos de los muros de mampostería; reducción de la capacidad del cauce; desprendimientos; pérdida de vegetación; quemas de quijeros; ocupaciones con torres eléctricas; acumulación de basuras; falta de mantenimiento y limpieza; pérdida de la vegetación de ribera; presencia de materiales contaminantes como escombros, vertidos de obra y fibrocemento (amianto); y otros daños visibles.

Se han denunciado ante la Dirección General de Patrimonio Cultural cuatro grandes hundimientos de los muros de mampostería, además de diversos puntos con hundimientos y colapsos, principalmente en Barrio de los Quilinos, Carril Párragas, Carril del Vizconde y Carril Canal de Torres. Estos hundimientos se vienen agravando los últimos años, produciendo un colapso generalizado de los históricos muros de mampostería y poniendo en peligro la conservación de los quijeros, así como el propio funcionamiento y operatividad del cauce, tanto para el riego como para la distribución a acequias menores o la función de evacuación de aguas en caso de inundaciones.

Image

Situación

Motivos de inclusión y retirada

Motivos de inclusión:

03 mayo, 2022

Daños graves generalizados, pérdida de elementos, desaparición de quijeros, hundimientos, colapsos y riesgo de inutulización y colmatación.

Solicitud de ingreso en LISTA ROJA

¿Conoces algún bien cultural o natural amenazado?

Solicitud de actualización en LISTA ROJA

¿Algún bien de la Lista Roja o Verde ha sufrido algún cambio?

Hazte socio de Hispania Nostra

#PatrimonioSomosTodos